Menu Sluit menu
Atras
Entre el Cielo y la Tierra

sobre el proyecto

Vive la última cena de Bouts en su contexto original

Pronto la restaurada Iglesia de San Pedro de Lovaina será, para los amantes del arte y el patrimonio, el lugar donde hay que estar. Allí, gracias al Museo M de Lovaina, podrás adentrarte en la fascinante historia de esta hermosísima iglesia –una de las joyas del gótico brabanzón– y reencontrarte con sus tesoros artísticos: una colección única de obras maestras flamencas que siguen conservándose en su emplazamiento original. Pronto, estos tesoros cobrarán vida y podrás percibirlos con todos tus sentidos a través de unas herramientas digitales excepcionales. Será una experiencia poderosamente innovadora.

Obras maestras y las historias que esconden

Se trata de obras como 'La última cena' y 'El martirio de San Erasmo', de nuestro Primitivo de Lovaina Dieric Bouts, inigualables piezas maestras de la Pintura Flamenca, de obligada contemplación en una visita a Lovaina. Aunque en la experiencia total que M tiene preparada para ti, se presentan también el Tríptico Edelheere y la Cruz triunfal de Jan Borman, el imponente Tabernáculo, el mausoleo de Enrique I de Brabante y la capilla de “Fiere Margriet”. Mundos increíbles que se animarán para que descubras las historias que hay detrás de esta iglesia, de sus tesoros artísticos y de la vibrante ciudad que los alberga.

El pintor Dieric Bouts

Dieric Bouts (h. 1410-1475) fue,  junto a Jan Van Eyck y Rogier Van der Weyden, uno de los Primitivos Flamencos más destacados. Originario de Holanda, se estableció en Lovaina, donde se casó en 1448 y donde permaneció hasta su muerte. En esa ciudad pintó 'La última cena' y 'El martirio de San Erasmo', dos de sus obras icónicas, que pueden verse todavía hoy en su contexto original.  Si bien en aquella época Bouts aún no era muy conocido, es tan grande el valor histórico-artístico de 'La Última Cena', que la obra se ha convertido en una pieza absolutamente imprescindible para los amantes del arte de todo el mundo.